CÓD.A03-S05-10 ONLINE

Aliviar los efectos de la pandemia | Problematizar la Historia del Arte

Más allá de las innovaciones metodológicas que necesitamos ir integrando en nuestra práctica docente, quisiera detenerme a reflexionar sobre la importancia del diseño de las actividades que debe resolver nuestro alumnado. Creemos que las actividades que requieren la resolución de tareas de complejidad cognitiva alta entre las que incluimos las que invitan a analizar, las que demandan aplicar o evaluar información extraída de diferentes fuentes o las que implican la creación de nueva información, ofrecen ventajas de diferente naturaleza. El presente curso nos ha propuesto nuevos retos que afectaban al desarrollo físico de las clases, pero también al estado anímico colectivo. A objetivos sobre los que he venido insistiendo durante los últimos cursos, relacionados precisamente con la demanda de tareas de reflexión crítica, evaluación y creación de nueva información, se ha sumado este año, el de crear un ambiente de trabajo motivador que convirtiese nuestras clases en un espacio acogedor e, incluso, para la evasión. Son precisamente las tareas propuestas a los alumnos de los dobles grados de Educación Primaria y Pedagogía y de Educación Infantil y Primaria en la asignatura Fundamentos y Didáctica de la Historia del Arte, las que nos han ayudado a generar ese espacio de trabajo riguroso y, al mismo tiempo, lúdico y de relativa cercanía. Hemos combinado el trabajo individual y el trabajo en equipo y el resultado de todo lo elaborado ha sido compartido con el ánimo de establecer un estado de expectativa ante cada nueva sesión: sabíamos que todos los días íbamos a asistir a la presentación de algún proyecto sugerente y que la clase discurriría de forma relajada y, casi siempre, entretenida. En este sentido, las tecnologías, entendidas como TAC, han venido en nuestra ayuda. Los objetivos concretos de los que nacen las tareas que conforman la experiencia que se presenta, descansan sobre las competencias de aprender a aprender, la competencia en comunicación y la competencia social y ciudadana. Así, buscar, analizar y seleccionar críticamente información; elaborar comunicaciones sobre lo aprendido y cooperar en las tareas y en la conformación de un espacio de trabajo acogedor, han sido nuestros objetivos fundamentales. El método de trabajo seguido ha consistido en la adaptación a nuestra medida del aprendizaje basado en problemas. La presente comunicación recoge una descripción de una experiencia que ha resultado valorada de forma muy positiva por el alumnado, que se ha convertido en el principal agente evaluador del proyecto a través de un diario de aprendizaje que constituía la tarea de cierre del curso, y que incluye la valoración de todas las acciones desarrolladas y del conjunto del curso. A la vista de sus observaciones y de los resultados relacionados con el rendimiento académico del alumnado, el grado de participación e implicación, etc. creemos haber encontrado algunas claves para continuar por una vía que integra el rigor requerido en el proceso de formación del futuro profesorado, la búsqueda de respuestas creativas mediante tareas altamente exigentes y una disposición muy positiva para el aprendizaje.

Palabras clave

Aprendizaje Basado En Problemas Covid-19 Formación del Profesorado Historia del Arte Innovación Docente

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Irene laviña Pérez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 4 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Jorge Cruz Jiménez

      Comentó el 24/06/2021 a las 17:03:39

      Buenas tardes, Irene

      En primer lugar, permítame darle la enhorabuena por el proyecto. La exposición es estupenda y los resultados prometedores. Mi pregunta va en la dirección de la idea de "aprender a aprender" y del contexto que atravesamos. El resultado de la pandemia ha puesto de relieve (entre otras muchísimas cosas) que las nuevas tecnologías son fundamentales para un desarrollo más completo y sugestivo del aprendizaje. En este sentido también parece cobrar más sentido que nunca el "aprender a enseñar", es decir, sustituir, mejorar o innovar ciertos elementos que persisten en las prácticas docentes. ¿Considera que su propuesta podría ampliarse a otras ramas del conocimiento? y, de ser así, ¿a qué retos se enfrenta su implementación?

      Gracias por su tiempo.

      Un saludo cordial.

      Responder

      • profile avatar

        Irene laviña Pérez

        Comentó el 24/06/2021 a las 19:50:27

        Gracias, Jorge, por sus apreciaciones.
        No tengo duda que es factible llevarla a otras áreas. Yo misma estoy planificando para el próximo curso una adaptación del modelo para otra asignatura en el grado de Pedagogía. Ciertamente se trata de un ámbito y una materia próximos al contexto descrito en la ponencia, pero presenta también importantes diferencias y, sin embargo, no estoy encontrando mayor problema en realizar los ajustes necesarios.
        No obstante, diría que el alumnado matriculado en grados relacionados con la educación o el trato humano en general, es particularmente proclive a la participación. Quizás (y solo quizás) este pudiese ser un escollo más difícil de superar en grados en las que la cultura de la participación y del trabajo cooperativo esté menos extendido.

        Responder

    • profile avatar

      Alba Córdoba-Cabús

      Comentó el 24/06/2021 a las 09:29:18

      Buenos días, Irene. Muy interesante tu comunicación, mi enhorabuena. Al hilo de lo que comentas, ¿crees que sería necesario rediseñar las guías docentes de las asignaturas y centrar el foco en la participación del alumnado? Da la sensación de que en carreras más teóricas como Historia o Historia del Arte esto es bastante complicado.

      Un saludo,

      Responder

      • profile avatar

        Irene laviña Pérez

        Comentó el 24/06/2021 a las 11:10:22

        Buenos días, Alba:
        La verdad es que no sabría muy bien qué contestar en este sentido. La guía docente, se elabora a partir de lo que consigna el plan de estudios. En esa elaboración caben dos alternativas: o detallar de forma muy exhaustiva el qué y el cómo o preparar un documento de carácter más general que permita a los diferentes docentes que imparten la misma materia desenvolverse con mayor flexibilidad. Personalmente, prefiero esta segunda alternativa ya que permite trabajar a cada docente imprimiendo su sello personal.
        Por otro lado, en la universidad española, la implantación de Bolonia, busca esta participación del alumnado.
        Por último, estoy convencida de que la Historia o la Historia del Arte pueden impartirse de forma muy práctica (no exclusivamente teórica). Precisamente es en esto en lo que trabajamos algunos docentes que nos dedicamos a la didáctica de estas materias.
        Agradezco tu intervención y espero haberte aportado algo útil.

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.