CÓD.A01-S06-01 ONLINE

El Derecho comparado en la enseñanza del Derecho. Métodos y experiencias

A pesar de la globalización gradual del Derecho, el mundo sigue dividido en diferentes compartimentos jurídicos. La diversidad jurídica sigue dando lugar a problemas potenciales o reales en el comercio internacional y la inversión transfronteriza o en la circulación de personas. En este contexto, los juristas deben estar familiarizados no sólo con los tratados y normas internacionales, sino también con los ordenamientos jurídicos nacionales de las principales jurisdicciones del mundo.

De otro lado, el nuevo contexto digital obliga al jurista a familiarizarse con otra cultura jurídica distinta a la suya, que se ha desarrollado con unos presupuestos históricos, sociológicos, económicos y políticos diferentes; lo invita a cuestionarse si las categorías e instituciones jurídicas existentes son adecuadas para responder a los nuevos retos planteados por tecnologías como el blockchain, el internet de las cosas o la inteligencia artificial y, al mismo tiempo, lo impulsa a remover doctrinas y consensos sobre la teoría de los derechos fundamentales, en especial, los ligados a la libertad de expresión, la libertad informática y el derecho al honor.

Así las cosas, la oportunidad de incluir el Derecho comparado en los planes de estudio y en la docencia del Derecho es más que patente. La aproximación a distintos ordenamientos pone a disposición del alumno una valiosa herramienta para entender el fenómeno jurídico en toda su complejidad y las diferencias jurídicas entre sociedades, evitando que el futuro jurista se sienta como un pez fuera del agua cuando haya de alejarse de su propio sistema, bien al operar de forma transfronteriza, bien al enfrentarse a los retos digitales.

La presente propuesta aborda el papel actual del Derecho comparado en la formación jurídica y presentan métodos y prácticas de éxito que pueden ser introducidas en la docencia al objeto de preparar al alumno para los retos de un mundo globalizado y digital y contribuir, en último término, a desarrollar una perspectiva más profunda y potencialmente más crítica del propio ordenamiento. Para ello, se hará una breve descripción del Derecho comparado y del método comparativo (II), para después explorar el estado de la docencia del Derecho comparado en los planes de estudio (III). Seguidamente, se abordarán las dificultades más comunes en la enseñanza de esta disciplina (IV) y se introducirán distintas metodologías y didácticas que pueden ser utilizadas de forma fructífera, según el tipo de tarea docente a la que nos enfrentemos (V).

Las propuestas que se incluyen tienen en cuenta las exigencias de la enseñanza por competencias que se derivan de la adopción del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y son reflejo de mis más de dos décadas de experiencia docente en Derecho comparado en distintas universidades europeas, entre las que destacan la Universidad de Aarhus (Dinamarca), que fue mi casa durante doce años, y la Universidad Loyola Andalucía, a la que pertenezco actualmente. Además, se mencionan algunas experiencias prácticas en el entorno del e-learning, fruto de la necesidad de pasar de la docencia presencial a presencial virtual durante la pandemia mundial provocada por el COVID-19.

Palabras clave

derecho Comparado Digitalización Metodología

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Ana Mercedes López Rodríguez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 4 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Antonio Merchan Murillo

      Comentó el 25/06/2021 a las 10:59:59

      Estimada Ana Mercedes, enhorabuena y felicidades por la propuesta. ¿Cómo realizas el progreso y la adquisición de conocimientos y competencias por parte del alumnado? Muchas gracias!

      Responder

      • profile avatar

        Ana Mercedes López Rodríguez

        Comentó el 25/06/2021 a las 11:42:01

        Hola Antonio.

        Muchas gracias por tu pregunta.

        El sistema de evaluación puede ser muy distinto en función de las circunstancias y preferencias del docente. Las circunstancias (el COVID, por ejemplo) hacen más apropiados unos sistemas que otros. Probablemente el sistema ideal es aquel que permite una valoración continua de cada alumno a lo largo del curso. En la Universidad Loyola, por ello, el porcentaje de la evaluación continua en la calificación del alumno es del 60%, correspondiendo el 40% restante al examen final de la asignatura.

        Para dotar de una mayor utilidad al examen final, alejarlo del patrón memorístico y alinear la docencia con evaluación, el examen final comprende la resolución de un supuestos prácticos y preguntas de razonamiento. La idea no es testar solamente conocimientos, sino evaluar las competencias que los alumnos han tenido que desarrollar durante el estudio de la asignatura. Para la resolución de los casos, los alumnos tienen todo el material docente y legislativo a su disposición. No se trata tanto de mostrar el conocimiento de una información determinada, sino de demostrar que se domina el proceso de análisis jurídico, de búsqueda de la normativa aplicable y de interpretación y aplicación al caso concreto. De esta manera, puedo evaluar la adquisición de competencias de forma mucho más precisa que si se tratase de un examen teórico-memorístico o práctico con información limitada. Sin olvidar que la asignatura se alinea, así, con la adquisición de las competencias que se demandan en la práctica jurídica real.

        Responder

    • profile avatar

      Tatiana Arroyo Vendrell

      Comentó el 24/06/2021 a las 14:17:20

      Estimada Ana. Te felicitamos por la propuesta. Nos gustaría saber: ¿cuáles son los mayores retos a los que te has enfrentado para incorporar el Derecho comparado en la enseñanza ? Gracias.

      Responder

      • profile avatar

        Ana Mercedes López Rodríguez

        Comentó el 24/06/2021 a las 16:02:09

        Estimada Tatiana: Muchas gracias por la pregunta. La actividad comparada es un ejercicio de humildad por la complejidad que conlleva. Trasladada al campo docente los retos más frecuentes son: 1) la dificultad de conseguir materiales docentes en castellano que aborden la metodología comparada de forma integral 2) introducir a los alumnos en la lectura de textos jurídicos en lenguas extranjeras y 3) intentar que los alumnos logren traspasar el marco conceptual de su propio Derecho y lleguen a comprender el fenómeno jurídico con relación a su función y contexto.

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.