CÓD.A02-S01-05 ONLINE

Herramienta para el fomento de la lectura voluntaria dentro de la asignatura Economía internacional del Grado en Economía

Este trabajo pretende mostrar los resultados obtenidos, en materia de fomento de la lectura voluntaria, de una modificación en la metodología de evaluación puesta en práctica dentro de la asignatura Economía internacional, del tercer curso del Grado en Economía y dobles grados relacionados.

Imparto docencia en esta asignatura desde 2011. Sin embargo, recientemente fui nombrado coordinador. Durante estos años, en la guía docente, no se incluía ningún tipo de actividad relacionada con la lectura de obras relacionadas con la asignatura. Así, no dejaba de sorprenderme que, curso tras curso, cuando preguntaba al alumnado acerca de sus hábitos de lectura en materia de economía y ciencias sociales, solamente una minoría respondiese afirmativamente. Este hecho es alarmante si tenemos en cuenta las virtudes de la lectura como herramienta de aprendizaje activo y de fomento de la capacidad crítica.

Ahora, es importante resaltar que en todos los cursos me encontraba con varias personas que me pedían, a título individual, una recomendación de lecturas sobre un tema concreto, o bien una lista de lecturas relacionadas con la asignatura. Es decir, dentro del alumnado había personas interesadas en leer referencias especializadas. Pero pareciera que, al no tratarse de una conducta generalizada, sentían pudor a hacerlo público y, en la mayor parte de los casos, se quedaba en una intención que no se concretaba en la lectura voluntaria durante el cuatrimestre. Estas cuestiones me han llevado, en el actual curso, a modificar la metodología de evaluación en lo relativo a las actividades no reevaluables.

Para fomentar la lectura voluntaria, hasta el presente curso, abría la posibilidad de que las personas interesadas realizasen una recensión corta, a entregar durante el cuatrimestre, que siempre era valorada positivamente con una calificación de 0,3 puntos extras sobre la calificación final de la asignatura. Paralelamente, realizaba recomendaciones de referencias en el aula, o bien a través del campus virtual.

En el presente curso he incluido, dentro de las actividades no reevaluables, la obligación de realizar una recensión extensa sobre un libro a elegir dentro de un listado de once referencias relacionadas con la asignatura, manteniendo la posibilidad de realizar esas lecturas voluntarias; no obstante, aumentando la calificación extra a 0,4 puntos.

Con estas medidas pretendía evaluar si el alumnado se podía ver más motivado a realizar lecturas voluntarias. Los resultados han sido muy satisfactorios, y un porcentaje mucho más elevado que en cursos previos ha realizado lecturas de este tipo.

Así, por un lado, el alumnado interesado menos proactivo ha dispuesto de una lista de referencias que le ha facilitado la elección de una lectura voluntaria, más allá de la lectura obligatoria. Por otro, el alumnado más motivado ha encontrado en este listado una vía de fomento de la lectura voluntaria que le ha llevado a referencias especializadas ajenas a la lista. Las calificaciones finales de la asignatura han sido, además, muy positivas, y la valoración docente, de reciente publicación, me ha sorprendido muy gratamente.

Palabras clave

Aprendizaje Activo Economía Educación Superior Fomento A la Lectura

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube

Documento Complementario de Apoyo
Descargar Resumen-Congreso.docx


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Guillermo Vázquez Vicente

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 10 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Nieves San Emeterio Martín

      Comentó el 24/06/2021 a las 22:32:49

      Estimado Guillermo,
      Acabo de leer el hilo de tu exposición y me ha encantado tu respuesta acerca del problema de la "picaresca". Comparto contigo la sensación de que algún alumno espabilado pueda "colármela", es irremediable. He luchado contra este tipo de prácticas y, si te puede servir, mi experiencia me dice que es preferible plantearles preguntas concretas que vinculen una determinada obra con otra parte del contenido de la asignatura. Esto les obliga a realizar una reflexión más profunda, generalmente más personal y, desde luego, es difícil que lo puedan encontrar en el "rincón del vago".

      Responder

      • profile avatar

        Guillermo Vázquez Vicente

        Comentó el 25/06/2021 a las 15:02:16

        Estimada Nieves, gracias por tus palabras.

        La verdad es que considero que es casi imposible erradicar el problema del plagio, la picaresca o como lo consideremos denominar. Esta generación va muy por delante de, al menos, la mía. En mi caso, aumentando el nivel de exigencia en las actividades he conseguido, al menos es la impresión que tengo, reducir el problema. Ahora, tengo claro que me la cuelan por varios sitios,

        Con tu propuesta está claro que reduciría incluso más los posibles plagios. El próximo curso, afortunadamente, repito asignatura y es probable que intente modificar la metodología con las muchas contribuciones y sugerencias que me estáis haciendo llegar.

        Gracias de nuevo por tus palabras.
        Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Helena Domínguez Torres

      Comentó el 24/06/2021 a las 19:12:22

      Buenas tardes Guillermo,

      Enhorabuena por tu ponencia, la lectura es fundamental y cualquier iniciativa que la fomente es siempre positiva. Me gustaría saber si has pensado, más allá de la valoración docente que hace el alumnado, en hacer que los alumnos evalúen y reflexionen de algún modo en la importancia que tiene la lectura en su formación. Lo pregunto porque siempre es interesante saber si el alumnado valora positivamente la actividad realizada en cuanto a que favorece el desarrollo de diferentes competencias, mejora su comprensión de la asignatura, mejora su formación, etc....además de para que sean conscientes de los beneficios que aporta la lectura, en este caso en el ámbito de la economía internacional, y así fomentar que trasladen el hábito de lectura a otras asignaturas. Muchas gracias y enhorabuena

      Responder

      • profile avatar

        Guillermo Vázquez Vicente

        Comentó el 24/06/2021 a las 19:34:55

        Estimada Helena. Gracias por tus palabras. La verdad es que desde que puse en práctica la iniciativa tuve en mente la realización de un cuestionario que se centraría en esas cuestiones: considera positiva la lectura de literatura relacionada con la asignatura, valore de 0 a 7 su percepción, le ha ayudado para la realización del resto de actividades de la asignatura, valore, etc. Algo por el estilo, con cinco o seis preguntas generales. Pero sinceramente, no he tenido tiempo. Sería una magnífica segunda parte para esta ponencia. Quien sabe si el curso que viene estaré menos estresado y la ponga en práctica. Un cordial saludo,

        Responder

    • profile avatar

      Mercedes Teijeiro Alvarez

      Comentó el 23/06/2021 a las 14:31:32

      Hola Guillermo,
      Yo también tengo la misma pregunta que Victoria. La idea me ha gustado nada más verla, porque se está detectando en estos últimos años que se han acrecentado los problemas de comprensión lectora entre el alumnado y, la razón de esta situación no es otra que el hecho de que cada vez los alumnos leen menos.
      Cualquier actividad relacionada con fomentar la lectura comprensiva del alumnado me parece maravillosa, pero sí me gustaría saber cómo soluciones las posibles actitudes de picaresca que puedan surgir.

      Responder

      • profile avatar

        Xose Picatoste

        Comentó el 23/06/2021 a las 22:03:08

        Creo que todos hemos detectado esta situación. Es grave en todos los sentidos, especialmente cuando hemos llegado a detectar que no son capaces de responder a un examen por no comprender las palabras utilizadas en el enunciado.
        Nos queda una tarea importante, porque fomentar la lectura es difícil y la lectura comprensiva, a las edades universitarias, mucho más.
        Gracias por haber dedicado esta ponencia a reflexionar sobre este particular y a proponer modos de actuar.

        Responder

        • profile avatar

          Guillermo Vázquez Vicente

          Comentó el 24/06/2021 a las 19:30:58

          Estimado Xose, gracias a ti por tus palabras de ánimo. Estoy de acuerdo en lo que comentas. De ahí que esté contento con los resultados de esta iniciativa. Para mí fue muy motivador constatar que en el aula hay personas MUY interesadas en la economía y en la lectura de libros especializados. En el hilo de Victoria Osuna he ampliado la información. Recibe un cordial saludo.

          Responder

      • profile avatar

        Guillermo Vázquez Vicente

        Comentó el 24/06/2021 a las 19:28:23

        Estimada Mercedes, te agradezco sinceramente la pregunta. He contestado en el hilo de Victoria Osuna, pues se trata de la misma cuestión. Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Victoria Osuna Padilla

      Comentó el 22/06/2021 a las 13:58:48

      Estimado Guillermo:
      Quería hacerte una pregunta. ¿Cómo garantizas que no hay picaresca en el sentido de que realmente lean el libro? ¿Hay alguna actividad posterior, como una exposición, o unas preguntas por escrito que deban responder, de manera que se asegure que efectivamente han leído el libro? Lo digo porque, es muy posible que muchos estudiantes sean honestos, pero puede ser que otros se acojan a este sistema simplemente para tener una nota adicional que influya positivamente en su calificación final.

      Responder

      • profile avatar

        Guillermo Vázquez Vicente

        Comentó el 24/06/2021 a las 19:22:06

        Estimados/as,
        Os agradezco sinceramente la cuestión que me habéis planteado. Debido a que todas las preguntas se centran en la cuestión de la “picaresca”, como bien definió inicialmente Victoria Osuna, respondo de manera general a los tres comentarios en el hilo de Vitoria.
        Efectivamente, considero que este es el gran problema al que nos enfrentamos actualmente los docentes. La época del “rincón del vago” parece una broma al lado de la cantidad de fuentes de información sencilla y rápida a la cual tiene acceso esta generación.
        Considero que es muy complicado enfrentar este problema. No obstante, sí se pude minorar. En mi caso, en lo relativo a la recensión, debemos ser conscientes de que en internet existen resúmenes y análisis cortos de casi cualquier libro de cierto interés. Más si cabe para referencias académicas que son casi “best-sellers” dentro del ámbito de las ciencias sociales. Y claro, es inevitable que por el listado de libros se paseen Acemoglu, Stiglitz, Galbraith, Rodrick, Chang, Polanyi o Sachs, entre otros. Y de casi cualquier libro de éstos, tenemos un resumen crítico en algún lugar de esta locura prodigiosa que es internet.
        ¿Cómo he puesto cierto orden al caos? En lo relativo a la recensión, mediante un filtro de exigencia que trascendiese con creces a cualquier información que pudiesen encontrar en la red. Así, dentro de la metodología docente que se describía con máximo detalle en el campus virtual, a la hora de explicar en qué consistía la recensión, entre otra mucha información, el alumnado disponía de la siguiente:
        “Como habréis deducido, vais a tener que elegir un libro de los contenidos dentro de la lista que tenéis a vuestra disposición en el apartado evaluación del campus virtual. Tras su lectura, tendréis que realizar una recensión. Ahora, como es probable que sea la primera vez que os enfrentáis a este palabro tan extraño, debemos previamente definir qué es una recensión.
        En primer lugar, es importante dejar constancia de que una recensión NO ES SOLO un resumen del libro. De hecho, al resumen es a lo que solemos dar menor importancia por razones que describiremos a continuación.
        Pero más allá, y de manera más concreta, una recensión deberá contener, al menos, los siguientes puntos:
        • Breve resumen. Partes e ideas principales.
        Ahora, como he comentado, dentro de las recensiones críticas, esta es la parte menos valorada, pues al final se trata de contar, en pocas palabras, lo que habéis leído. De hecho, no suele ser extraordinario encontrar a personas que directamente copian y pegan cualquier resumen que hayan encontrado en internet. Por estos motivos, en general, solemos dar más importancia al resto de puntos que se exponen a continuación.
        • Encuadre del libro/artículo dentro de la asignatura y del grado.
        • Clasificación temática del libro, contexto científico, posición frente a otros documentos.
        • Citar otros trabajos con los que coincide el autor en su análisis o que divergen radicalmente en su planteamiento.
        • Aspectos positivos.
        • Aspectos negativos que se hayan detectado.
        • Valoración general.
        En otras palabras, como podéis ver no se trata solamente de que os leáis un libro y hagáis un resumen. Tenéis que discurrir acerca de lo que habéis leído, relacionar la información y principales conclusiones con lo que habéis estudiado en el grado, relacionar las conclusiones y la temática general del libro con vuestro contexto más cercano y con el contexto general que os rodea, entre otras muchas cuestiones.
        Y bueno, todo esto no se realiza en una tarde. Así que os tenéis que poner con ello lo antes posible para así tener tiempo de sobra para leer el libro y disfrutar de la actividad.
        En relación a la estructura de la recesión, su extensión deberá ocupar entre 3 o 4 hojas de procesador de texto. Si necesitáis más espacio, no habría, en principio problema, siempre y cuando se trate de vuestra exposición personal.”
        Evidentemente, todos los apartados de la recensión incluían una sugerente explicación acerca de lo que debían incluir. Solamente incluyo el primero a modo orientativo y por lo que implica al tratarse del resumen.
        Y claro, cuando el alumno/a lee este texto (es más extenso; sólo he importado las partes de importancia y la estructura de la recensión), considero que toma conciencia de que por mucha información que encuentre en internet, no le queda otra que leerse, aunque sea por encima, el libro, y dedicar más de dos o tres ratos libres a la recensión.
        ¿Qué me he encontrado en las recensiones? Evidentemente, de todo. En general, por la manera de redactar, las conclusiones, las referencias a otros autores, la valoración crítica, etc, pienso que sí han leído, en general, los libros. Es probable que hayan hecho los trabajos en grupo. Quién sabe. Pero no me he encontrado textos redactados de manera similar (sí en el caso de la otra actividad no reevaluable para dos trabajos de un grupo; pero dos trabajos de unos 170 no son representativos). Si han hecho la lectura y el trabajo en grupo, al menos se han molestado en modificar las redacciones para que no pareciesen similares.
        Ahora, está claro que ha habido personas que se han leído el libro de manera transversal y han hecho verdaderas chapuzas a las cuales he dado valoraciones de entre 4 y 5 puntos, pues al menos mantenían la estructura exigida y exponían ideas con un contenido mínimo; aunque fuese evidente que no habían entendido el libro. De igual modo personas que fundamentalmente entregaban un resumen extenso del libro con una valoración personal. Estas personas eran valoradas con la calificación de 0 (cero). Como figura en el texto, todas las recensiones debían incluir al menos los puntos mencionados (algún alumno/a incluyó algún punto más). Además, debían indicarlos de manera explícita. Punto 1, punto 2, punto 3….. Los alumnos eran muy conscientes de esto pues lo repetí numerosas veces en clase y a través del campus virtual.
        Pero claro, otro asunto es de las lecturas voluntarias. Pero aquí, sinceramente, no considero haber tenido problemas de “picaresca”. El alumno/a que ha realizado una lectura voluntaria, ha obtenido una buena calificación general en la evaluación. Eran, en general, personas que han accedido a calificaciones finales por encima del 7. Más allá, previamente a la realización de esa recensión breve (resumen del libro, valoración crítica y recomendación general al grupo), me debían comunicar a través del campus su intención y el título del libro elegido. En algunos casos, se trataba de referencias que no tenían que ver con la asignatura, y deduzco que eran lecturas de divulgación que habían leído (o estaban leyendo por obligación) para otras asignaturas. En esos casos, insistía en que buscasen referencias más apropiadas. En otras palabras, no todo valía.
        Pero tenemos también los casos opuestos, con personas que querían leer la Teoría general de Keynes o El capital del siglo XXI de Piketty. A éstos les animaba a entrar en esas referencias, pero sin la presión del tiempo de la asignatura. Que entrasen con tranquilidad a esas y otras referencias similares. En todos los casos, al poco tiempo me escribían comentando que les estaba costando mucho y se pasaban a la lectura de libros más sencillos y actuales.
        Quizá, en el caso de las personas que realizaron lecturas voluntarias de libros incluidos en el listado, algún compañero/a les pasó su recensión y, tras una lectura rápida, armaron la recensión breve. Quién sabe. Si lo hicieron, desde luego lo hicieron con clase y buena redacción, pues en general eran textos bien redactados y argumentados. Pero debemos ser conscientes de que esta generación nos da veinte vueltas en estas y otras muchas cosas. De modo que, con a pesar de haber intentado minimizar la “picaresca”, algo me habrán colado.

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.