CÓD.A03-S05-18 ONLINE

La enseñanza de la Filosofía en disciplinas no-filosóficas

Los planes de estudio de algunas de las universidades más punteras del mundo (Oxford, Cambridge, Harvard) ponen de manifiesto la necesidad de combinar el estudio de disciplinas científico-técnicas con humanísticas, puesto que su unión favorece la capacidad analítica y crítica de los estudiantes en su actividad vital y laboral.

De entre las disciplinas humanísticas más enseñadas en distintas carreras universitarias destaca la Filosofía, presentada no en su vertiente histórica, moral u ontológica, sino, más bien, como una propedéutica general que muestra al alumnado la importancia de una constante reflexión sobre los constructos teóricos que usamos tanto en nuestro ámbito laboral como personal. Así, su objetivo no es que el alumnado estudie pormenorizadamente las teorías de Platón, Aristóteles o Kant sobre la moral o el ser, sino que, conociendo estas fundamentales figuras, sea consciente de cómo se desarrolla el conocimiento humano, en qué ambiente se encuentra y cómo es posible hacerlo avanzar.

Integrar la enseñanza de la Filosofía en otras áreas de conocimiento no pretende desdibujar la metodología propia de cada disciplina, sólo busca aumentar (y justificar) el análisis crítico de determinadas teorías, conceptos y propuestas para eliminar todo rastro de positivismo, sea en disciplinas científico-técnicas o en humanidades. Partiendo de esta base, podemos decir que nuestra comunicación intentará justificar dos puntos principales: [1] la necesidad de integrar la enseñanza de la Filosofía en todo plan de estudios, independientemente de su rama de conocimiento, con el fin de evitar la aceptación de cualquier teoría o conceptualización sin un pormenorizado análisis previo; y [2] la aplicación, en este contexto, de una metodología que permita el acceso a su núcleo fundamental, sin perder la perspectiva histórica, pero subrayando que la búsqueda de la verdad es el principal motor de la Filosofía, siento esta la razón de su permanente semblante crítico.

Desde nuestro punto de vista, ambos puntos deben estar presentes en toda disciplina (sea del tipo que sea), puesto que cada una de ellas pretende alcanzar y aportar un conocimiento acertado sobre su área de trabajo, es decir, trata de aprehender la verdad y beneficiar a la humanidad, lo cual no podrá lograrse sin un exhaustivo y constante análisis de la dirección escogida y los resultados obtenidos.

Palabras clave

Conocimiento Docencia Enseñanza Superior Filosofía

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube

Documento Complementario de Apoyo
Descargar Filosofía-para-no-filósofos.pdf


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

José Carlos Sánchez-López

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 16 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Juan Carlos Cuevas Lanchares

      Comentó el 25/06/2021 a las 11:48:19

      En esa línea ¿la reflexión racional, el pensamiento crítico, se puede abrir paso de una manera decidida en medio de la primacía de los sentimientos en el ámbito social, político o económico?
      Muchísimas gracias.

      Responder

      • profile avatar

        José Carlos Sánchez-López

        Comentó el 25/06/2021 a las 12:26:00

        Buenos días de nuevo.
        Respondo a esta pregunta también en un comentario distinto. Sinceramente, creo que es una necesidad imperiosa la que nos lleva a defender que el pensamiento crítico no sólo se aplique o se abra paso, sino que se asiente definitivamente en decisiones políticas, sociales y económicas (que impliquen repercusiones a terceros). Aquí hay que hacer una clara distinción entre el ámbito público y privado, sabiendo que en lo público debe guiar no lo mejor para mí/lo que más me gusta, sino lo mejor para todos/lo que más ayuda. Esto, que parece una división à la utilitarista, debe estar guiada por una reflexión previa sobre qué es el Bien, la Justicia o los Derechos, pensamientos que, a día de hoy, no se ven en la política, guiada más por intereses particulares/partidistas que por el beneficio a la sociedad.
        ¿Debería guiar el pensamiento crítico? Sí. ¿Podría llegar a conseguirse? Sí. ¿Estamos en camino de ello? Rotundamente no. Todo empieza por una base educativa buena y, lamentablemente, hoy carecemos de ella y el panorama nos hace prever que no va a mejorar. Ojalá el tiempo desmienta mis palabras.
        Muchas gracias por la pregunta.
        Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Juan Carlos Cuevas Lanchares

      Comentó el 25/06/2021 a las 11:45:23

      Enhorabuena por tu presentación. Muy sugerente.
      ¿Crees que la tendencia a acercarse desde distintas ramas del ámbito científico- técnico a la filosofía, o a las humanidades en general, en los últimos años, es un proceso irreversible, o se puede convertir en una moda pasajera?

      Responder

      • profile avatar

        José Carlos Sánchez-López

        Comentó el 25/06/2021 a las 12:12:54

        Buenos días.
        Muchas gracias por la pregunta. Sinceramente, creo que, tal y como se está planteando ahora, es más una moda pasajera que otra cosa. La justificación de esta postura la dan dos simples razones: en primer lugar, suele apelarse a la interdisciplinariedad o transdisciplinariedad para pedir proyectos, ayudas y demás subvenciones, utilizándose las aportaciones de las Humanidades más como complemento "que hace bonito" que como algo real. Por otro lado, cuando son puestas en práctica, en muchas ocasiones, marcan fallos en la estructura o inconveniencias éticas que son ninguneadas o tildadas de relativismo.
        La segunda razón la encontramos en la Filosofía que se aplica a las ramas científico-técnicas: normalmente es un sucedáneo de Filosofía (muchas veces hecho incluso por los propios profesionales de la Filosofía) que intenta "despachar" la cuestión rápido debido a que pueden surgir muchos problemas que requieren conocimientos técnicos de los que carecemos (me incluyo).
        En resumen, creo que, tal y como se está llevando a cabo ahora mismo, la intervención de la Filosofía en las disciplinas científico-técnicas es caduca, ya que, o se hace por obligación con objetivo de conseguir otros fines, sin darle el valor que merece la disciplina, o se aplica de forma somera, evitando la profundidad por falta de conocimientos/interés.
        De nuevo, muchas gracias por la pregunta. Espero haberla respondido.
        Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Juli Antoni Aguado Hernández

      Comentó el 25/06/2021 a las 10:56:32

      Buenos días José Carlos,
      Me ha parecido muy interesante tu ponencia y, además, la comparto desde la perspectiva de las ciencias sociales. Precisamente por ello, al hilo de los comentarios sobre las resistencias que plantean varios compañeros, pero en un ámbito más general ¿Cómo se interpretan desde tu propuesta los anuncios de reducir la docencia en filosofía en secundaria o bachillerato que aparecen recurrentemente todos los años?
      Muchas gracias.

      Responder

      • profile avatar

        José Carlos Sánchez-López

        Comentó el 25/06/2021 a las 11:43:11

        Buenos días Juli Antoni.
        Muchas gracias por la pregunta, de candente actualidad. A diferencia de muchos de mis compañeros en secundaria, que afirman que se pretende eliminar la Filosofía por su crítica a los sistemas políticos, creo que las constantes reducciones de horas de Filosofía vienen dadas por algo más sistémico y es que no es una disciplina productiva. A ello se une que quienes dirigen el Ministerio de Eudcación no saben qué hace o para qué sirve la Filosofía.
        Yendo por partes, se ve claramente tanto en la enseñanza secundaria como en la universitaria que se opta por dar preemiencia a las "disciplinas productivas" o las orientadas de algún modo a ello. Así es como se justifica que se reduzan horas de Humanidades (y sus respectivas plazas de docencia) en los institutos y en las universidades la distribución de las partidas presupuestarias para proyectos sean tan descompensadas (en la última resolución de proyectos I+D+I es casi de 3 a 1, lo que se ve como un triunfo de las Humanidades, que ya no sufren el antiguo 5 ó 6 a 1).
        Por tanto, el problema que remarco (que no hay enseñanza de Filosofía en disciplinas no-filosóficas y que nuestra disciplina parece totalmente ajena al conocimiento humano) no sólo repercute en el aula de secundaria o en la cantidad de alumnos que tienen las carreras de Filosofía; repercute directamente en quienes dirigen el destino de la educación en España, que, como no han recibido información sobre el papel clave que juegan las Humanidades y la necesidad no sólo de producir, sino también de saber qué, cómo, cuándo y para quién hacerlo, deciden eliminar esas asignaturas que "quitan tiempo" a las otras que son más "útiles". El problema, como en la mayoría de los casos en educación, está en la base, en qué enseñamos a nuestros alumnos/as y si los/as capacitamos para que puedan ver lo que esconde la realidad.
        Muchísimas gracias por la pregunta, espero haberla respondido.
        Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Jorge Cruz Jiménez

      Comentó el 24/06/2021 a las 16:47:28

      Buenas tardes, José Carlos

      Muy interesante su propuesta y, al mismo tiempo, arriesgada (aunque esto último sorprenda) en nuestro sistema educativo. No puedo estar más de acuerdo con ella. Le animo a insistir en esta vía de trabajo, sería un gran éxito para los estudiantes en particular y para la formación en general.

      Mi pregunta va en la línea del colega Joan Tahull. ¿Qué tipo de resistencia(s) considera que podría encontrar por parte de ciertos docentes en su implementación? y, sobre todo, ¿qué mecanismos propone para que la idea pueda ser viable?

      Muchas gracias y mucha suerte.

      Responder

      • profile avatar

        José Carlos Sánchez-López

        Comentó el 25/06/2021 a las 01:27:44

        Buenas noches Jorge.
        Creo que ud. también se dedica al ámbito de las Artes y Humanidades, así que a ninguno de los dos nos sorprende que se tilden de "arriesgadas" propuestas que muestran la relación de nuestros campos con los de ciencias puras. Tristemente ya estamos acostumbrados.
        La respuesta a la primera pregunta iría por el mismo camino que la que di al Sr. Tahull: las reticencias se encuentran tanto en las universidades como en los institutos, muchas veces más por dejación de los profesores (que saben la importancia de la aplicación de la Filosofía en sus disciplinas pero evitan hablar del tema a su alumnado) que por rechazo directo (sosteniendo que Filosofía y ciencia no se unen). En cuanto a la segunda, el problema está muy vivo: en algunos centros universitarios directamente se han implementado asignaturas de corte filosófico en carreras científicas, lo que provoca la sorpresa de todo el alumnado cuando ve el plan de estudios. En otros centros se ofertan optativas de filosofía aplicada, donde normalmente hay dos profesores, uno de Filosofía y otro de la disciplina científica, que se dividen el temario (esta solución suele ayudar poco, puesto que, normalmente, los profesores dan sus clases como si fuesen dos asignaturas distintas).
        Desde mi punto de vista, la solución comienza por la base, tanto en la enseñanza media como en la superior. Si hacemos ver a los profesores que la Filosofía y su aplicación en determinados momentos de la práctica y la enseñanza de ciencias es fundamental y somos capaces de animarlos a exponérselo a los alumnos (aunque sea con palabras no muy técnicas) daremos un paso enorme. Como le dije al Sr. Tahull, lo que más daño hace a la Filosofía no es que la gente rechace su vinculación con las ciencias, es que, aun sabiendo que se influyen mutuamente, decidan obviar el asunto.
        Muchísimas gracias por su pregunta, espero haberla respondido.
        Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Magdiel Gomez Muñiz

      Comentó el 22/06/2021 a las 19:14:40

      El que no estudie filosofía..., no puede ser docente! felicitaciones por la propuesta de hibridar filosofía en diferentes disciplinas ajenas al área de las ciencias sociales. Filosofar es amar el conocimiento, ergo, el aprendizaje y su desarrollo es más viable y funcional cuando tiene dosis filosóficas en su contenido programático.

      Responder

      • profile avatar

        José Carlos Sánchez-López

        Comentó el 25/06/2021 a las 11:10:41

        Buenos días Magdiel.
        Muchas gracias por el comentario. Realmente la cuestión no es que todo el mundo estudie Filosofía tal y como se hace en las Facultades dedicadas a ella. La propuesta se enfoca en algo más básico y que, incluso, puede chocar por su simplicidad: cualquier especialista en una materia (sea Física, Química, Matemáticas o Etnografía) sabe que hay determinadas preguntas que es imposible responder partiendo de los métodos de sus ciencias (¿cómo podría responder la Física a "qué es la Física"?). Sin embargo, cosas de este tipo, que en Humanidades se dan por perogrulladas porque, para nosotros, son evidentes, muchas veces no son expresadas al alumando, que sale de las aulas creyendo que ciencias y artes no se relacionan en absoluto (y que una es mejor que otra).
        No creo que debamos obligar a ningún profesor/a a estudiar Filosofía, porque, si ese profesor/a es bueno/a y le gusta su disciplina, llegará a ella al tratar de sondear los límites de su área. Ahora bien, ¿sucede esto actualmente? La respuesta, tristemente, es "no", lo que nos obliga a tener que tomar medidas, como, por ejemplo, hacer esta ponencia.
        De nuevo, muchas gracias por el comentario.
        Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Pablo Santaolalla Rueda

      Comentó el 21/06/2021 a las 16:02:42

      Buenos días, José Carlos.

      Interesante y necesario que se incluya la Filosofía en cualquier terreno. No solo en el universitario, sino desde la enseñanza básica. Debemos, en este sentido, replantear (al igual que con la Antropología), el papel de la Filosofía y que vuelva a las bases originales que la hacen esencial. Si vemos las propias materias que se dan de Filosofía en la etapa Secundaria y de Bachillerato (e incluso en la universidad), parece que ésta solo es repasar textos de filósofos y conocerlos, pero se ha perdido la reflexión, el uso de la mayeútica, el cuestionamiento del todo por el todo. En este sentido, ¿qué propondrías para que la Filosofía, en cualquier materia, se viese no como lo que mucha gente cree que es a nivel teórico, sino por ser la base fundamental del cuestionamiento y del pensamiento crítico? ¿Crees que deberíamos comenzar por replantearnos la propia carrera de Filosofía para generar a personas capacitadas para esto que propones?

      Responder

      • profile avatar

        José Carlos Sánchez-López

        Comentó el 25/06/2021 a las 11:00:59

        Buenos días Pablo.
        Muchas gracias por las preguntas, que son fundamentales. Ambas están unidas, pero voy a tratarlas por separado. En cuanto a la primera, creo que lo fundamental es que los profesores de disciplinas propiamente no-filosóficas (independientemente del nivel educativo en el que ejerzan) sean conscientes de la gran cantidad de problemas a los que se enfrentan que no pueden resolver sólo con métodos cuantitativos y que esto se lo hagan ver a sus alumnos. La cuestión no es que profesores y alumnos sepan más filosofía a nivel histórico o teórico, sino que sean conscientes de que es posible y, en muchas ocasiones necesario, acudir a la Filosofía (y a otras ramas del conocimiento) para poder enfrentarse a cuestiones fundamentales de la ciencia. Esto enlaza con la segunda pregunta: no creo que deba darse un cambio radical en la carrera de Filosofía, pero sí implementar una serie de asignaturas o seminarios orientados a su enseñanza. Esto, supuestamente, lo realizan los másteres de habilitación, pese a que, en realidad, estos másteres (en la especialidad de Filosofía) son impartidos por profesores universitarios de Filosofía que no suelen preocuparse por incentivar al futuro profesorado a expresar los vínculos de la Filosofía con otras disciplinas. El único momento de verdadero aprendizaje serían las prácticas docentes, las cuales dependen muchísimo de la personalidad y la motivació del futuro docente, lo que explica la situación que vivimos actualmente.
        En resumen, sí que habría que cambiar la forma en la que enseñamos Filosofía en las aulas de secundaria y habría que incentivar al profesorado de este nivel de otras disciplinas a mostrar las relaciones con otras áreas, haciendo ver cómo se desarrolla el conocimiento humano. A la vez, esto pasa no sólo por los profesores en activo, sino también por los futuros profesores, que deben recibir una formación que les permita llegar a estas conclusiones y que les incite a expresarlas. Vivimos en un momento en el que tenemos miedo a no dar los contenidos mínimos de la asignatura y nos olvidamos que si enseñamos a analizar y descubrir cuáles son los hilos fundamentales de los que partir ellos/as mismos/as podrán encontrar y entender los conceptos que quizá, por tiempo, no pudimos exponerles.
        De nuevo, muchas gracias por las preguntas. Espero haberlas respondido.
        Un cordial saludo.

        Responder

    • profile avatar

      Joan Tahull Fort

      Comentó el 21/06/2021 a las 12:49:28

      Buenos días,
      muy interesante y valiosa su aportaciones,
      no puedo estar más de acuerdo con sus reflexiones.
      ¿Quisiera preguntarle sobre cual piensa que podría ser la opinión de los profesores de ciencias y tecnología?
      ¿Piensa que ellos podrían rechazar o no tener en cuenta estas aportaciones y seguir con su materia como si fuese un compartimiento estanco?
      ¿Mi pregunta va sobre las reticencias de determinados profesores hacia la filosofía?
      Muchas gracias,
      Joan

      Responder

      • profile avatar

        José Carlos Sánchez-López

        Comentó el 25/06/2021 a las 01:13:30

        Buenas noches Joan.
        Desde mi experiencia, las reticencias a la hora de agregar un punto de vista filosófico en las disciplinas de ciencias y tecnología la podemos encontrar tanto en los niveles superiores (universitarios) como en el medio (institutos de secundaria). Sin embargo, a mi parecer, las razones que los profesores de uno y otro nivel exponen para el "rechazo" son distintas. Los primeros (en la mayoría de los casos que he encontrado) son conscientes de la importancia de la Filosofía, pero apelan a que "no es su especialidad" o que deben "enseñar cosas más prácticas". Por su parte, los de enseñanza media argumentan que unir disciplinas haría perderse al alumnado e, incluso, llegan a defender que no hay tal relación.
        Las reticencias suelen estar acompañadas de un reconocimiento de la necesidad de la Filosofía y, en muchas ocasiones, una crítica a su abstracción y dificultad de intelección y enseñanza. La respuesta que solemos dar a esto es muy sencilla: un profesional que realmente conoce su disciplina (sea cual sea) es consciente de los nexos que tiene con otras ramas del conocimiento humano y puede (y debería) exponerlos a su alumnado (aunque sea usando palabras mundanas). A pesar de todo, esto no sucede y ello perjudica seriamente la dirección de muchas investigaciones científicas.
        Resumiendo, podría decirse que las reticencias que encontramos son más por dejación o desinterés del profesorado que por un rechazo directo a la Filosofía. Realmente no sé cuál de los dos hace más daño (seguramente el primero), pero se hace necesaria una explicitación de la cuestión para que todos tomemos conciencia del asunto.
        Muchísimas gracias por la pregunta.
        Un cordial saludo.

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.