CÓD.A01-S02-03 ONLINE

RETOS DE LA VIRTUALIZACIÓN DE LA DOCENCIA DESDE LA PERSPECTIVA DE LOS DIVERSOS ROLES DOCENTES

Introducción: aportación acerca de la virtualización de la docencia mediante el análisis crítico de la puesta en marcha de la llamada “enseñanza remota de emergencia”, a raíz de la suspensión de las clases presenciales en marzo de 2020 con motivo de la crisis sanitaria generada por el COVID-19. Reflexión, que parte de la premisa de que la ejecución de dicha virtualización, y el éxito en su implementación, supone una tarea responsabilidad de varios actores docentes encargados de su efectiva aplicación sobre el alumnado: el responsable de titulación, el coordinador de la asignatura y el profesor responsable de la docencia en los grupos. Roles caracterizados por exigir el desarrollo de habilidades y la selección de prioridades diferenciadas.

Objetivos: comprendiendo la profesionalización docente como la preparación para la solución de problemas y dificultades a partir del propio autoconocimiento, además de la contribución a la construcción de un conocimiento colectivo, se propone un ejercicio de introspección y autocrítica respecto de la propia labor en el desempeño simultáneo de los tres roles docentes señalados durante los cursos 2019-2020 (el de la docencia remota de emergencia) y 2020-2021(el de la nueva normalidad), con la finalidad de extraer enseñanzas para el futuro y someterlas a discusión.

Metodología: reflexión personal a partir de la experiencia docente vivida en los dos últimos cursos, que, si bien acompañada de soporte bibliográfico, se centra en cómo han sido afrontados en la práctica los principales retos planteados por la virtualización acelerada de la docencia fuera de los estándares de la innovación, no habiendo existido tiempo suficiente para el diseño y la planificación. La reflexión crítica acerca de la adaptación metodológica de la enseñanza del Derecho Constitucional (o del Derecho Público en general), de los ajustes en los mecanismos habituales de evaluación, los impactos en la relación profesor-alumno, etc.; permite sintetizar una serie de lecciones para avanzar en la mejora de la calidad educativa. Para ello, se comparará la experiencia de los cursos 2019-2020 (caracterizado por la no presencialidad y la falta de planificación) y 2020-2021 (caracterizado por modelos de docencia híbrida o bimodal y con mayor margen de diseño a partir de la experiencia previa).

Resultados y conclusiones: siendo cruciales la formación suficiente sobre el manejo de herramientas electrónicas y la estrecha comunicación con el alumnado y los pares (por el apoyo y el feedback que aportan ambos colectivos), es imprescindible contemplar el proceso de transformación docente desde el enfoque integral de los diversos roles y sus respectivos objetivos (aunque todos ellos orientados al fin común de una enseñanza excelente), y la comprensión del apoyo tecnológico como un instrumento complementario o subsidiario, al servicio del esquema pedagógico del docente, especialmente en coyunturas críticas en las que de otro modo sería imposible garantizar el derecho a la educación.

Palabras clave

Aprendizaje En Línea Calidad de la Educación Competencias del Docente Educación Remota de Emergencia Formación del Personal Docente Papel del Docente Responsabilidad del Docente

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Laura Baamonde Gómez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 9 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Juanita Pedraza Cordoba

      Comentó el 29/06/2021 a las 18:23:30

      Querida Laura,
      Sólo hasta hoy he podido disfrutar de tu ponencia. Como siempre, un trabajo muy profesional y clarificador del que destaco, fundamentalmente, dos aspectos que comparto por completo: (a) el carácter meramente instrumental de los recursos digitales en la enseñanza del Derecho y (b) la importancia de la coordinación o acción conjunta entre docentes para la consecución de los objetivos, sin perjuicio del respeto a la libertad de cátedra. Quiero plantearte una cuestión, así que ya estemos fuera del Congreso: ¿si tuvieras qué decidir en qué ámbito docente resulta más beneficiosa la utilización de recursos digitales, escogerías: el de las clases magistrales, reducidas o en la propia evaluación? . Un abrazo

      Responder

      • profile avatar

        Laura Baamonde Gómez

        Comentó el 30/06/2021 a las 10:31:58

        Querida Juanita,
        muchas gracias por tomarte tiempo en escuchar mi reflexión y aportarme valioso feedback a través de tus comentarios y cuestiones.
        En cuanto al ámbito docente donde creo que pueden ser más útiles los recursos digitales, pues me temo que todo depende del contexto, de la necesidad que tengamos en cada momento. Obviamente, en la situación de confinamiento el uso de herramientas en remoto para las sesiones prácticas y la evalución fue crucial para terminar el curso, sin embargo, considero, que, como regla general, la presencialidad es mucho más beneficiosa en estas dos fases. Primero, por el vínculo que se genera con el alumnado; segundo, porque es más fácil garantizar la integridad y la honestidad en la autoría y elaboración de los trabajos/exámenes, etc.
        En una coyuntura de normalidad sanitaria me inclino a pensar que la potencialidad de la docencia online puede ser más operativa como mecanismo de atracción de estudiantes en determinadas titulaciones, por ejemplo de postgrado, a través de fórmulas de semi-presencialidad. Pudiendo seguir el curso, al menos buena parte de las sesiones magistrales, a través de una retransmisión síncrona. Acercando así la posibilidad de continuar su formación universitaria a profesionales con dificultades para seguir un programa 100% presencial.
        Ese sería el ejemplo que veo más claro de uso post-pandémico de las herramientas digitales. Pues, mi posición es favorable a la presencialidad en todo caso, al entender que se genera un ambiente irreproducible en el entorno remoto.
        Gracias de nuevo por comentar mi ponencia.
        Un fuerte abrazo

        Responder

    • profile avatar

      Mariano Vivancos Comes

      Comentó el 24/06/2021 a las 16:48:17

      Estimada Laura,
      En primer lugar, felicitarte por tus reflexiones en muchos casos compartidos por la situación generada por la Covid que ha sido un reto para todos.
      Desde esta perspectiva quería preguntarte cual ha sido el desafío más importante para los roles apuntados. Me interesa particularmente el rol de coordinador de asignatura, ya que voy a ejercitarla el año próximo para una doble titulación de doble creación y aunque el planteamiento inicial no contempla la docencia híbrida en las asignaturas que arrancan, si me interesa su experiencia.
      Igualmente, qué experiencias obtuvo de la virtualización de contenidos en enseñanzas básicamente presenciales como las de la Universidad Carlos III?.
      Agradeciendo por anticipado tu respuesta, recibe un cordial saludo.

      Responder

      • profile avatar

        Laura Baamonde Gómez

        Comentó el 25/06/2021 a las 12:03:11

        Estimado Mariano,
        muchas gracias por plantearme tus inquietudes.
        Desde luego, el rol del coordinador ha sido muy importante en toda la virtualización de la docencia, pues ha tenido que pilotar todas las adaptaciones necesarias en el esquema docente fijado previamente para un escenario de total presencialidad. Todos los grupos de una misma asignatura deben percibirla con coherencia, y, sin perjuicio de la libertad de cátedra que asiste a cada profesor para la concreta impartición de la materia, es necesario mantener un equilibrio en el nivel de los contenidos y los estándares de evaluación para todo ese alumnado.
        En el primer momento, el reto fue ajustar las actividades, formarse bien en las nuevas herramientas, estar muy pendiente de la normativa aplicable y mantener una comunicación fluida tanto con los colegas como con los estudiantes; pues es tarea del coordinador garantizar que los profesores de los grupos disponen de toda esa organización para que puedan aplicarlo sobre los alumnos.
        El nuevo contexto generó muchas dudas e inseguridades en los estudiantes y en los profesores, y tanto los responsables de titulación como los coordinadores tuvieron un papel fundamental en la resolución de las dificultades que iban surgiendo. Generar tranquilidad y certeza se convirtieron en algo prioritario.
        En la Carlos III, afortunadamente, tuvimos la suerte de que nos brindaron herramientas y formaciones desde el primer momento, y nuestras autoridades universitarias fueron generando una normativa transitoria que nos iba conduciendo. Fue un momento de gran estrés gestionar de golpe un cambio tan abrupto, pero podemos decir, que, en general, se pudo terminar el curso con normalidad dentro de lo excepcional que fue todo.
        Con la llegada de la nueva normalidad y las distintas fórmulas de docencia híbrida en las diversas titulaciones se incrementó la carga de trabajo para los coordinadores, pues cada esquema docente tiene sus particularidades. Esperemos que el próximo curso podamos volver a la total presencialidad y que la docencia online sea un complemento o apoyo del que extraer sus potencialidades, pero no protagonice la enseñanza, porque además de dificultar el vínculo con el alumno, tiene unos costes organizativos bastante elevados.
        Te deseo mucha suerte en tu nuevo rol como coordinador, trabajo no te va a faltar, pero es gratificante sentirte parte del proyecto, y más si es de nueva creación.
        Un cordial saludo

        Responder

    • profile avatar

      Lorayne Finol Romero

      Comentó el 23/06/2021 a las 20:51:17

      Buenas Tardes:
      En primer lugar, felicitarles por la coherencia interna y el foco con el que abordaron la enseñanza remota de emergencia.
      Al principio, coincidí con el planteamiento del problema al señalar la imprescindible necesidad de contemplar "en el proceso la transformación docente desde el enfoque integral de los diversos roles y sus respectivos objetivos (aunque todos ellos orientados al fin común de una enseñanza excelente)".
      No obstante, releyendo los comentarios y sus respuestas, me queda una duda: ¿Desde su perspectiva es incompatible procesos de enseñanza de calidad y espacios de enseñan virtuales a distancia?.
      Agradeciendo la oportunidad por introducir este tipo de reflexiones críticas, le consulto: ¿Considera que las estrategias de enseñanza enfocadas en el aprendizaje significativo no tiene sentido, frente al presencialismo y las clases magistrales?.
      De ser así, qué tipo de mecanismos reparatorios recomienda para subsanar este déficit frente a futuras emergencias globales.
      Les saluda muy cordialmente,

      Responder

      • profile avatar

        Laura Baamonde Gómez

        Comentó el 24/06/2021 a las 10:54:28

        Buenos días Lorayne,
        muchas gracias por su comentario, me permite matizar o aclarar mi postura frente a la docencia online.
        Lo cierto es que soy crítica, o cuando menos escéptica, con un modelo docente enteramente online o excesivamente remoto si no hay una necesidad de fuerza mayor que lo requiera. Creo que se pierde una interacción con el alumno muy difícil de sustituir, un vínculo que no atraviesa la pantalla. Y en este sentido, la comparativa que he podido trazar a partir de mi experiencia en estos dos últimos cursos me reafirma en mi convicción. Los propios alumnos reconocen las limitaciones de la enseñanza a distancia.
        Ahora bien, creo que tiene aspectos positivos, y esa es la enseñanza que debemos extraer, las virtualidades que aporta. Por ejemplo, la nada desdeñable ventaja de garantizar el derecho a la educación en situaciones límite como fue el caso del confinamiento, la capacidad de tender puentes con el alumnado de otros países (algo muy importante en Postgrados donde parte de los estudiantes son foráneos y tenían restricciones de movilidad internacional), etc.
        Considero que hay que hacer un balance crítico de lo vivido y quedarnos con esos aspectos positivos, pero partiendo, bajo mi punto de vista, de que se trata de un instrumento al servicio del esquema metodológico del docente. El uso de las herramientas electrónicas tiene que estar al servicio del docente, y nunca a la inversa. No podemos convertir al docente en un esclavo de las aplicaciones. Cada uno de nosotros, dentro de nuestro saber y entender y nuestra libertad de cátedra tenemos un estilo a la hora de enseñar, y creo que debemos mantenerlo también cuando nos apoyamos en los medios audivisuales.
        Un cordial saludo

        Responder

    • profile avatar

      Laura Baamonde Gómez

      Comentó el 23/06/2021 a las 16:56:20

      Buenas tardes Juan Diego,
      le agradezco el interés por mi ponencia y su relevante pregunta. Lo cierto es que, aun intentando que el contenido no se vea afectado, el recurso a la docencia online -bien en su totalidad durante el confinamiento; bien de manera complementaria en la nueva normalidad- ha tenido cierto impacto sobre los programas. Al menos en mi experiencia y la de los que me rodean, tenemos la sensación de haber profundizado menos. La ausencia total o parcial de interacción directa con el estudiante nos ha hecho centrarnos en transmitir los aspectos básicos de las asignaturas, y dejar que el margen de profundidad dependiese de la capacidad de cada grupo. Y desde luego ha habido mucha diferencia entre las titulaciones enteramente online y aquellas otras en las que la docencia virtual era puntual o complementaria a la regla general de la presencialidad en el aula física.
      En los tres roles docentes he intentado apostar por garantizar la comprensión de las nociones fundamentales, y que a partir de ahí se explicase todo lo que se pudiese dentro de las capacidades y las actitudes de los alumnos.
      Sin desmerecer la virtualidad de la docencia online como complemento pedagógico, y quedándonos con sus enseñanzas, ojalá el próximo curso podamos recuperar la dinámica previa a la pandemia.
      Un cordial saludo

      Responder

    • profile avatar

      Juan Diego Mata Chacón

      Comentó el 22/06/2021 a las 11:44:43

      Buenos Días,

      Le agradezco mucho su trabajo, creo que es interesante plantearse esa reformulación docente que plantea. Quizás, dado que todos andamos en la misma tarea, le agradecería su opinión respecto a la afectación que la introducción de estos mecanismos tiene al contenido de la asignatura, a los estudios básicos. ¿Cree que se ve afectado en modo alguno el contenido de la asignatura? ¿Los medios de los que nos podemos valer para impartir la docencia afectan al contenido?

      Estas preguntas surgen de la experiencia, nos encontramos con estudiantes que de manera pasiva asistena a las sesiones y quizás, el contenido de nuestras asignaturas se ve alterado o incluso, acortado por la falta de interactuación con los estudiantes.

      Gracias por su trabajo y enhorabuena por hacernos reflexionar.

      Saludos

      Responder

      • profile avatar

        Laura Baamonde Gómez

        Comentó el 25/06/2021 a las 12:03:37

        Buenas tardes Juan Diego,
        le agradezco el interés por mi ponencia y su relevante pregunta. Lo cierto es que, aun intentando que el contenido no se vea afectado, el recurso a la docencia online -bien en su totalidad durante el confinamiento; bien de manera complementaria en la nueva normalidad- ha tenido cierto impacto sobre los programas. Al menos en mi experiencia y la de los que me rodean, tenemos la sensación de haber profundizado menos. La ausencia total o parcial de interacción directa con el estudiante nos ha hecho centrarnos en transmitir los aspectos básicos de las asignaturas, y dejar que el margen de profundidad dependiese de la capacidad de cada grupo. Y desde luego ha habido mucha diferencia entre las titulaciones enteramente online y aquellas otras en las que la docencia virtual era puntual o complementaria a la regla general de la presencialidad en el aula física.
        En los tres roles docentes he intentado apostar por garantizar la comprensión de las nociones fundamentales, y que a partir de ahí se explicase todo lo que se pudiese dentro de las capacidades y las actitudes de los alumnos.
        Sin desmerecer la virtualidad de la docencia online como complemento pedagógico, y quedándonos con sus enseñanzas, ojalá el próximo curso podamos recuperar la dinámica previa a la pandemia.
        Un cordial saludo

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.