CÓD.A04-S06-10 ONLINE

Revisión sistemática sobre la relación entre acoso escolar y delincuencia

Introducción: El acoso escolar es una problemática de tendencia creciente en nuestra sociedad. Sus consecuencias pueden marcar la vida tanto del agresor como de la víctima, y llegan a involucrar, en algunos casos, a la sociedad. En este sentido, parece tener efectos sobre la delincuencia.

Objetivos: El presente trabajo es una revisión sistemática sobre la relación entre acoso escolar y delincuencia. Los objetivos con los que se plantea son comprobar la existencia de dicha relación (primer objetivo), y analizar la naturaleza de esta asociación especificando las variables que intervienen en la misma (segundo objetivo). Además, subyacente a los mismos, se halla la necesidad de reivindicar nuevas medidas más concretas y actualizadas de prevención tanto para las conductas de acoso como para las delictivas.

Metodología: Para ello, se han analizado un total de 48 artículos publicados en los últimos 15 años seleccionados de acuerdo a determinados criterios de inclusión y exclusión. Estos artículos han sido elegidos mediante un pormenorizado proceso de búsqueda a través de varias bases de datos, entre las que destacan PsycINFO, Wiley, Science Direct y Scopus.

Resultados: Los resultados ponen de manifiesto la existencia de una relación entre acoso y delincuencia, en la que el acoso, sobre todo en el caso del agresor, parece ser el predictor de conductas delictivas posteriores. Entre las variables implicadas, varios estudios concuerdan al resaltar el sexo (la asociación entre acoso y delincuencia es mayor en varones que en mujeres), la edad en la que se produce el acoso y el tipo de acoso (emocional o físico). Cuando el acoso se produce en la adolescencia, sobre todo, en la adolescencia temprana (antes de los 13 años), existe mayor relación entre el acoso, ya sea sufrido o perpetrado, y la delincuencia posterior. Además, esta relación es más notable en la víctima cuando el acoso es emocional y en el acosador cuando es de tipo físico.

Conclusiones: Se confirma la existencia de una relación entre el acoso escolar y la delincuencia (primer objetivo). Matizando un poco más esta relación (segundo objetivo), entre las variables implicadas destacan el sexo, la edad, el tipo de acoso y el ser víctima-agresor. Además, el hecho de ser agresor parece ser un mayor predictor de delincuencia. Las ventajas de esta investigación se deben a la escasez de revisiones sistemáticas encontradas en un campo tan heterogéneo y a las implicaciones que conlleva de cara a las futuras líneas de investigación y las aportaciones al rol del psicólogo. El trabajo no está exento de limitaciones, la principal es la metodología poco rigurosa empleada en muchas de las investigaciones, y, en segundo lugar, que muchos estudios se basan en datos extraídos de otros anteriores, lo que pone en entredicho su actualización.

Palabras clave

ACOSO ESCOLAR AGRESOR DELINCUENCIA VARIABLES MEDIADORAS VÍCTIMA

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Elena García Morales

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 14 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Bibiana Regueiro

      Comentó el 20/06/2022 a las 13:26:05

      Buenos días:

      Enhorabuena por el estudio y por la exposición. Me gustaría preguntar si el estudio es de corte cualitativo o cuantitativo, pues puede que se me haya pasado y no lo haya escuchado.
      Un saludo y muchas gracias,

      Responder

      • profile avatar

        Elena García Morales

        Comentó el 23/06/2022 a las 18:15:09

        Muchas gracias, Bibiana! El estudio es de corte cualitativo, analicé los artículos seleccionados en base a diferentes parámetros metodológicos, como la muestra o los instrumentos y los análisis estadísticos empleados, y también según los hallazgos que señalaban referentes a la relación entre bullying y delincuencia.
        Un saludo!

        Responder

    • profile avatar

      Mª Carmen Ortega Navas

      Comentó el 18/06/2022 a las 20:09:02

      Enhorabuena por este estudio que aporta datos sobre una realidad, la del acoso, desgraciadamente cada vez más frecuente en nuestras aulas. Dentro de los artículos seleccionados ¿ Cuál consideras que es más riguroso y da mejores soluciones para la actuación del psicólogo y las familias ante una situación de acoso?
      Un cordial saludo

      Responder

      • profile avatar

        Elena García Morales

        Comentó el 23/06/2022 a las 18:13:26

        Muchas gracias, Mª Carmen! La temática de la revisión trataba más sobre la naturaleza del acoso escolar que sobre el tratamiento del mismo, por lo que los estudios seleccionados son de corte descriptivo, no hay en ellos ninguna intervención. Tras asegurarme, tampoco en las conclusiones de estos artículos los autores citan pautas específicas de intervención en el acoso, ya que se basan en estudiar la relación entre este comportamiento y la delincuencia, aunque sí señalan que, dada la alta correlación que existe entre ambas conductas, debe tener lugar una intervención psicosocial y conductual.
        Sí puedo señalarte que, entre todos los estudios, uno de los que considero más rigurosos metodológicamente hablando sería el de Sapouna y Wolke (2013), aquí te dejo la referencia: Sapouna, M., y Wolke, D. (2013). Resilience to bullying victimization: The role of individual, family and peer characteristics. Child Abuse & Neglect, 37(11), 997-1006. doi:10.1016/j.chiabu.2013.05.009
        Un saludo!

        Responder

    • profile avatar

      Antonio Ramón Cárdenas Gutiérrez

      Comentó el 17/06/2022 a las 07:35:53

      Enhorabuena por la investigación.

      Me gustaría conocer que software ha utilizado para el análisis de los artículos seleccionados.

      Gracias
      Antonio R. Cárdenas

      Responder

      • profile avatar

        Elena García Morales

        Comentó el 17/06/2022 a las 21:22:51

        Hola, Antonio, como no era un metaanálisis y no realizaba ningún análisis cuantitativo, sino cualitativo, lo hice sin programa. Lo hice mediante tablas en base a diversos criterios. Para la metodología, analicé: el tipo de estudio (longitudinal o transversal), el país de contexto, los participantes (número, distribución por sexo, rango de edad y si pertenecían a algún colectivo concreto como centro de menores o presos en algunos casos), instrumentos empleados para la medición del bullying y la delincuencia, fuentes de información empleadas para la recogida de datos (padres, profesores o los propios sujetos en caso de autoinformes), conductas delictivas consideradas, papel en el acoso (acosador, víctima o ambos) y los análisis estadísticos utilizados (en su mayoría, se restringían a correlaciones o pruebas chi cuadrado).
        Para los hallazgos, la tabla se limitaba a señalar si apoyaban o no la hipótesis sugerida (que el acoso escolar se relacionaba con la delincuencia) y exponía un breve resumen de los hallazgos de interés para la revisión.

        Responder

    • profile avatar

      Abraham Bernárdez-Gómez

      Comentó el 16/06/2022 a las 18:36:20

      Hola Elena,
      Enhorabuena por la comunicación, resutla de interés. Me sorprende que los acosados se convertan en agresores. En la bibliografía consultada ¿han aparecido psoibles motivaciones? ¿Cómo se produce esto?
      Saludos,
      Abraham

      Responder

      • profile avatar

        Elena García Morales

        Comentó el 17/06/2022 a las 22:42:53

        Hola, Abraham, ¡muchas gracias por tus palabras!
        En mi revisión, no encontré motivaciones asociadas a la relación entre victimización y delincuencia dada la imposibilidad de establecer relaciones causativas, sin embargo, algunas hipótesis apuntan a que ese malestar que la víctima experimenta puede dar pie a una conducta agresiva, en este caso, de acoso hacia otros lo que en un principio aliviaría su malestar. Esto actuaría, según la teoría de Agnew, como un refuerzo negativo que mantendría esa conducta de agresión.
        Por otro lado, considero que la implicación de los iguales, el apoyo a estas conductas, por ejemplo, las risas cuando el acosador (anteriormente víctima) insulta, actúan también como reforzadores, aportando al acosador una sensación de aceptación (cuando anteriormente se sentía rechazado). Creo que, sin duda, los fenómenos del grupo social ejercen una gran influencia en el hecho de que el acosador se convierta en agresor.

        Responder

    • profile avatar

      Elisabet Montoro Fernández

      Comentó el 16/06/2022 a las 16:16:50

      Buenas tardes.
      Enhorabuena por tu exhaustivo trabajo. Creo que la información que presentas es muy interesante.
      ¿Por qué crees que los adolescentes que acosan a otros tienen más probabilidades de cometer actos delictivos? ¿Qué factores podrían explicar esta relación? Y por último, ¿crees que la educación está fallando estrepitosamente en este tipo de personas?
      Muchísimas gracias por adelantado.
      Elisabet.

      Responder

      • profile avatar

        Elena García Morales

        Comentó el 17/06/2022 a las 21:03:27

        Hola, Elisabet, muchas gracias!
        En mi opinión, creo que cuando un adolescente se comporta como un acosador muestra un déficit clarisimo en Inteligencia Emocional, sobre todo, en la regulación emocional y las habilidades sociales, pero a la base de esto está la percepción emocional y la comprensión de estas emociones. Creo que esto es la clave, y que sobre ello se erigen problemas de impulsividad y de rumiación negativa, entre otros. Quizás esta conducta de acoso que ya de por sí es una conducta antisocial ejerza el inicio de una respuesta desadaptativa ante la ira o el malestar que, finalmente, acabe en la comisión de delitos. Si el acosador, tras cometer bullying, no toma conciencia sobre su comportamiento y siguen sin importarle las normas sociales, es bastante probable que llegue un punto en el que la legalidad tampoco le importe.
        Creo que la educación se vuelca con la víctima y, en ocasiones, olvida al agresor. La víctima ha sufrido y el agresor se ve de una manera negativa con lo que es complicado tener la motivación para ayudarle, y también es comprensible. Sin embargo, el problema del bullying radica en la figura del acosador, que es quien inicia esta situación, y considero que aún no se ha dado con la clave para conseguir un cambio real en los mecanismos de acción del acosador.

        Responder

    • profile avatar

      Roberto Sanz Ponce

      Comentó el 16/06/2022 a las 16:16:14

      Quisiera felicitarla por su investigación. La verdad es que su estudio ayuda a los investigadores sobre esta temática -el acoso escolar- a profundizar sobre nuevas líneas de investigación y nos facilita la búsqueda de trabajos concretos sobre la relación entre el acoso escolar y la futura delincuencia.

      Responder

      • profile avatar

        Elena García Morales

        Comentó el 17/06/2022 a las 20:54:07

        Muchas gracias, Roberto, me alegra que haya sido de tu interés y que los hallazgos y las conclusiones puedan ser de utilidad, al final, es el fin último de cualquier estudio.

        Responder

    • profile avatar

      Esperanza Palazón-Carrión

      Comentó el 16/06/2022 a las 10:49:22

      Buenos días, muchas gracias y enhorabuena por esta comunicación, muy interesante. Trabajo en el ámbito de educación especial y nos encontramos con menores que sufren acoso escolar … me surge una duda ¿los estudios revisados incluían a menores con necesidades educativas especiales o que presentan discapacidad?

      Responder

      • profile avatar

        Elena García Morales

        Comentó el 17/06/2022 a las 20:52:39

        Hola, Esperanza, muchas gracias por tus palabras. De todos los estudios que analicé, solo 1 de ellos exploraba esta relación en niños con discapacidad. Los resultados de este estudio en concreto mostraban que había una asociación significativa entre delincuencia y ser acosador, así como entre delincuencia y victimización. Además, el grado de severidad de la discapacidad también se asociaba a mayores niveles de perpetuación de acoso y a mayores niveles de significación.
        Te dejo el DOI del estudio por si quisieras mirarlo: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/1034912X.2015.1092505

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.